martes, 19 de febrero de 2013

Visual Merchandising

El visual merchandasing interior, es el proceso de guiar a los compradores a través de un establecimiento mediante una secuencia lógica ,el objetivo es favorecer que se detengan en determinados puntos y que compren el artículo que deseamos promocionar. Los estudios de mercado estiman que el factor emocional, motiva un 55% de las compras que hacemos y que una buena exposición aumenta las ventas en porcentajes considerables.
Nueva tienda de deportes Vans en Madrid

Para una óptima distribución de los artículos en la tienda, es necesario tener claro que productos estarán juntos entre sí (adyacencia), su demanda y el espacio expositivo que le vamos a dedicar. Se pueden agrupar por tipos, colores, usos, etc...En la imagen inferior vemos como se conjugan  en un mismo supermercado prensa, alimentación y juguetes. Los productos básicos de consumo se sitúan al fondo del local, para obligar al consumidor a pasar delante de libros y peluches.
Supermercados OpenCor
.También conviene determinar la ubicación de los productos estrella y los productos que ayudan al consumidor a reconocer lo que vende la sección o establecimiento, por ejemplo una columna de almohadas indicará la sección de ropa de cama en una tienda de artículos del hogar.
Zona de transición en una tienda Zara, la rejilla del pórtico de entrada sirve para exponer artículos y anunciar la sección de moda infantil.
Los visual merchandasers, a la hora de distribuir la planta del local, la dividen en cuatro zonas: platino, oro, plata y bronce, siendo la platino la entrada con mayor número de ventas y la bronce la situada en el punto más alejado. 
.
Stradivarius, interior de tienda. La iluminación escénica aporta más espectaculirad.
Además de utilizar la ubicación, la consideración más importante es conducir al consumidor desde la zona platino ó entrada a aquellos puntos donde se les impulsa a escoger y comprar el producto deseado.
En espacios grandes, la distribución en V ayuda a dirigir al cliente, llegado un punto ha de decidir si girar a la derecha o a la izquierda, las líneas de visión y los puntos focales les incitarán a recorrer la tienda, es importante que ambos queden alineados y nada entorpezca esta vista.
.
Hit Gallery, tienda en Hong Kong. Abajo distribución por zonas de la tienda
.
En las fotografías superiores, se ve como los arcos de la entrada y el pavimento en zig-zag refuerza las líneas visuales y focaliza la atención hacia los laterales del local.
.
Existen maneras de guiar los pasos del cliente, si marcamos recorridos lineales en las superficies del interior. Con frecuencia, se recurre a un pavimento en distinto color o incluso unas huellas o flechas pegadas en el suelo. ¿Quien no se ha visto obligado en Ikea, a recorrer el laberinto de pasillos infinitos antes de llegar a cajas?.
.
Tienda Isoleé, Madrid. Las franjas horizontales ensanchan el espacio e invitan a recorrer el local
Por último el estilo será distinto en función del establecimiento. Se aconseja situar las estanterías y expositores grandes hacia las paredes perimetrales, a no ser que funcionen como división de zonas. Deben considerarse las zonas de exposición interior que ocupan un espacio precioso y valorar si la intención es de tener el aspecto de un showroom tipo museo o de establecimiento comercial.
Prada, Nueva York. El hueco practicado en la sinuosa colina sirve como escenario de conciertos


Publicar un comentario