miércoles, 3 de julio de 2013

Una casa con olor a Mar

Con las vacaciones llamando a la puerta de mi casa, casi puedo sentir la brisa del mar en el rostro y el sabor a la salitre en el fondo de la garganta.
Una especie de efecto placebo, igual que el que me produce ver las imágenes de esta casa.

Olor a mar, fue lo que le pidió el propietario de esta casa, al arquitecto japonés Sou fujimoto, cuando le realizó el encargo. Algo que el premio Pritzer supo reflejar a la perfección.
La desnudez de los materiales exige una pulcra y esmerada construcción.
El resultado, la "O" House,  una casa hermética al exterior, donde solo muestra un sólido muro de hormigón. Pero totalmente abierta y despejada hacia el acantilado.
Sin aberturas en la parte de atrás, esta casa parece confundirse con una muralla.
Los cubos se abren completamente hacia el acantilado con una fachada de cristal continuo
Pureza de líneas y sobriedad, definen los interiores sin ningún tipo de ornamentación supérflua.
 Visto en phaidon.com
Publicar un comentario