domingo, 29 de diciembre de 2013

DIY - Universo Crochet

Me he pasado media vida odiando los centros de ganchillo con los que mi madre cubría las mesas. Los cojines con floripondio central de horribles colores, o peor aún, los tapetes de los sofás.
Pero si se mira un poco más allá vereis que las posibilidades de esta labor, son infinitas.
Uno de mis usos favoritos, es la variedad del cojín, a tamaño XL para crear estos pufs. Para que quede bien, pon un mínimo de tres y en distintos tamaños y colores.
Otra variante es hacer fundas de ganchillo para las banquetas de madera. Transformando un incómodo y duro asiento en otro mullido y caliente como este visto en el blog de Katie Treggiden.
Como ves hasta aquí, cosas sencillas que cualquier abuela con un poco de maña puede tejer.
A la izquierda, una tumbona de apertura tipo tijera, con un florido tapiz de ganchillo. 
Nota: Esta funda, se consigue uniendo montones de cuadraditos con florecitas, con el consiguiente problemas de las uniones. Para que no se desgarre, será necesario reforzar la parte trasera de la hamaca con unas tiras de plástico a lo largo capaz de soportar los esfuerzos de estiramiento (tracción) a los que se va a someter cuando alguien se siente en ella.
En la foto de abajo, se ha creado un asiento para colgar gracias a la creación de una estructura de aros metálicos, revestidos de crochet blanco.
Foto: Emerald green interiors
En definitiva, es un material blando, con un agradable tacto, que resistirá muy bien las compresiones, pero menos a las tracciones. No tiene resistencia, pero nos podemos ayudar de materiales auxiliares para crear un armazón.
Recuerdo de ver a mi madre, de almidonar sus tapetes de mesa para darles rigidez. Tal vez sea esta la técnica que hayan empleado para crear este juego de preciosas lámparas. 
Nota: Habrá que tener cuidado en no colocar bombillas incandescentes (de las de toda la vida) por el peligro de que se calienten demasiado y puedan arder.
El universo de Martina
Marcel Wanders, ha ido un paso más allá de la técnica del almidonado, sustituyendo por una solución de resina epoxi, que le confiere gran resistencia a sus creaciones. Haciendo desde sillas, sofás como el de la foto o incluso esculturas.
En definiva, un material capaz de ir hasta la frontera de la imaginación. 
Si te has quedado con las ganas de ver más imágenes. Te invito a que te des un paseo por mi tablero de Pinterest. Feliz Navidad!




Publicar un comentario