martes, 30 de julio de 2013

El uso del color

El color es uno de los componentes más plásticos del proyecto. Con su uso se pueden "falsear" las dimensiones de un espacio, enfatizar unas proporciones, acentuar efectos o disimular imperfecciones.
Es a su vez, uno de los factores visuales más impactantes.

1. Define las volumetrías
En una habitación grande de techos bajos, podemos darle una falsa altura escogiendo un tono oscuro en paredes y marcadamente claro en techos. En un pasillo largo y estrecho, podemos conseguir atenuar el efecto tubo con un techo oscuro y una pared pintada a franjas anchas y en tonos claros. Si pintamos la pared del fondo de este pasillo, conseguiremos acercarla visualmente. Una habitación de colores muy neutrales todo pasará inadvertido (ideal en pisos pequeños). Cualquier elemento con color, bien pueda ser una escalera, pasará a ser la protagonista de la estancia si la pintamos en un color vistoso.
2. Elabora una paleta de colores. Una imagen inspiradora puede ser un buen punto de partida. Si tienes photoshop en casa podrás sacar el pantone con la herramienta cuentagotas. Si no tendrás que guiarte de tu buen ojo.
En el blog Livecolorful encontrarás un sinfín de paletas para que cojas la que más te inspire. Pincha el enlace aquí.
Imagen vista en Itxaso Zarandona
3. Recuerda que el color influye en los estados de ánimo. Un cuarto en colores cálidos aumenta la sensación de calor, en tonos anaranjados invita a la actividad.

4. Elige que quieres destacar. La diseñadora Elba Valverde propone la elección de tres variables:
  • 3a. Paredes en color neutral y accesorios en colores
Un mismo objeto, el espejo Sol en dos vertientes
  • 3b. Paredes en color y accesorios neutrales
Hotel Posada del Dragón. Madrid
  • 3c. Un mix, en el que cargar un 2/3 fondo neutral 1/3 de color, generalmente la pared más vistosa.

Si te ha gustado esta entrada, ojea el resto de la serie #Diseño interior.

Publicar un comentario